Con el objetivo de garantizar la afiliación a la Caja Nacional de Salud (CNS) de las trabajadoras del hogar y como un acto de justicia en respuesta a un anhelo esperado por más de 18 años, el Presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce Catacora, promulgó el Decreto Supremo que Reglamenta la Ley 2450: De Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar.

“Realmente para nosotros es muy grato estar acá para poderles presentar este Decreto Supremo que se ha trabajado acá con nuestro Ministerio de Salud en coordinación con la Central Obrera Boliviana (COB) producto del pliego que estamos atendiendo gradualmente a la Central Obrera Boliviana”, señaló la primera autoridad de Estado.

Explico que este Decreto Supremo tiene el objeto de garantizar la afiliación de las hermanas trabajadoras del hogar a la CNS, y poder contar con el seguro que es muy importante y podrá entrar en vigencia en un plazo de cinco días.
“Ese Decreto Supremo reglamenta la Ley, la Ley estaba establecido el beneficio pero nosotros aquí lo estamos reglamentando para que ustedes ya a partir en cinco días, no Ministro, en cinco días de acuerdo al decreto van a poder ustedes empezar, a partir de la fecha de la promulgación para poder hacer los trámites necesarios para afiliarse y tener un seguro de salud”, indicó.

Manifestó que el Gobierno Nacional tomó la decisión de aprobar este decreto que fue esperado desde la gestión 2003 y estaba incluido en el pliego petitorio de la COB con quienes se avanza gradualmente en sus demandas.

“Nosotros lo que hacemos hermanas, hermanos es cumplir, es cumplir con el pueblo boliviano, ponemos las cosas en su lugar como tenían que ser nada más, no estamos haciendo nada más desde nuestra perspectiva de Gobierno nacional de lo que debemos hacer, y este es un reconocimiento al trabajo de nuestras hermanas, hermanos trabajadoras del hogar por todos los servicios que realizan en el día a día, en el trabajo diario que es quizás importante porque tener la casa ordenada, llegar a la casa y tener la ropa limpia, planchadita, tener como decía nuestro hermano ministro la sopita calientita esperándonos, por supuesto que es algo que se debe reconocer y se debe reconocer en la práctica reconociendo, también, que todos ustedes tienen todo el derecho de tener salud garantizada y aquí está el decreto supremo que garantiza esto”, precisó el Jefe de Estado.