El camino fue construido a consecuencia de la Guerra del Chaco, desde entonces mantiene su trazo, cuando tendría que ser parte de la RVF al unir dos departamentos.

Pobladores de Tarija y Potosí, como Yunchará y Villazón, entre otras circundantes, piden al gobierno nacional que el camino entre estas dos últimas dos poblaciones pase a la ABC (Administradora Boliviana de Caminos).

Parlamentarios, asambleístas, autoridades municipales y dirigentes campesinos tarijeños y potosinos se reunieron en Higueritas, el planteamiento final es que el camino mencionado sea parte de la Red Vial Fundamental (RVF).

“Lo que se ha quedado es que todas las autoridades correspondientes, como dirigentes del transporte, impulsen el pedido de que esta carretera se haga parte de la RVF”, confirmó el Asambleista departamental de Tarija, Damián Castillo Villarrubia.

El camino, actualmente de ripio, tiene un largo de 72 kilómetros, en Tarija falta asfaltar 33 kilómetros, el resto de la carretera fue asfaltada con recursos propios desde San Lorencito a Iscayachi y desde ahí a Yunchará.

Lo que se quiere es que el gobierno nacional, a través de la ABC asfalte el tramo que falta, que sigue con ripio, agregó al recordar que actualmente el mantenimiento de este trayecto lo hace la subgobernación de Yunchará.

En la parte de Potosí, el mantenimiento está cargo de la gobernación potosina, hay versiones de que se habría elaborado un estudio para su reconstrucción y asfaltado, sin embargo, esa situación no fue confirmada, se busca los documentos.

De acuerdo a Castillo este camino fue construido cuando la Guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay, en consecuencia tendría que ser parte de la RVF, sin embargo, no lo es y tampoco nadie hizo nada, hasta ahora, para concretar la transferencia.

La Senadora por Tarija, de Yunchará, Gladys Alarcón Farfán, informó que presentó un proyecto de ley nacional en la Cámara de Senadores para que este camino sea parte de la RVF, desde Yunchará al cruce de Villazón, muy transitada actualmente.

Es necesario la reconstrucción y asfaltado del tramo faltante, que tiene actualmente muchas curvas y pendientes, que prácticamente son un verdadero riesgo para transportistas y pasajeros que tienen necesidad de desplazarse por la zona.

En varios lugares del camino, al fondo de algunas barrancas y precipicios, se observa la chatarra de movilidades que sufrieron accidentes en pasados años, como testimonio de lo peligroso que es esta carretera, parte de dos departamentos.