La inversión que realiza el Estado, a través de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), está orientada a consolidar nuevas oportunidades de negocio con empresas internacionales del sector hidrocarburífero para reactivar la economía nacional, afirmó este miércoles el vicepresidente de Administración, Contratos y Fiscalización de la estatal petrolera, Armin Dorgathen.

El Plan Nacional de Reactivación del Upstream 2021, que será presentado en los próximos días, en instalaciones de YPFB en Santa Cruz, es un plan agresivo que tiene como objetivo generar sinergias entre las distintas áreas para aprovechar la infraestructura hidrocarburífera existente, y desarrollar, de esa manera, la industria con mayor fluidez, indicó la estatal según un boletín.

Dorgathen destacó que “como país, contamos con una gran ventaja, tenemos toda la infraestructura necesaria para llegar a los dos mercados más grandes de Sudamérica, Brasil y Argentina. Disponemos de ductos que van hasta Sao Paulo y Buenos Aires que nos permiten acceder ventajosamente a esos mercados”.

La autoridad de la compañía añadió que se tienen avanzadas conversaciones con empresas que manifestaron su interés por invertir en Bolivia en el marco del Plan de Reactivación del Upstream.

“Bolivia cuenta con un sistema petrolero probado, atractivo para la industria hidrocarburífera, con estructuras y volúmenes ‘in place’ superiores a 1 TCF (trillones de pies cúbicos)”, señaló el vicepresidente de Administración, Contratos y Fiscalización de la estatal petrolera. 

Acotó que el plan incorpora “nuevas áreas de exploración, de modo que trabajaremos en siete de los nueve departamentos del país”. En ese sentido, se toma en cuenta áreas como la Cuenca Madre de Dios, Madre Selva y la Llanura Chaqueña.