Discutido. Cuestionado. En medio de un controvertido arbitraje, The Strongest terminó el encuentro con nueve hombres, un lesionado y perdió por 2-0 ante Oriente Petrolero, en el estadio Tahuichi. El Tigre (37 puntos) se metió en un lío porque se fue  al receso con solo un punto más que su escolta Always Ready (36).   

Los aurinegros cayeron por cuarta vez en el certamen. Fueron  mermados por un arbitraje condescendiente que en el primer tiempo dejó que el Tahuichi se convierta en un campo de batalla desigual. Con un  Oriente brusco y sin límites. 

En esa lucha, la primera baja fue el brasileño Willie Barbosa, quien fue lesionado por el orientista Elkin Blanco y dejó la cancha en camilla.

En el partido el orureño Javier Revollo comenzó a convertirse en antagonista. A los 25 minutos los orientistas reclamaron por una supuesta mano de José Sagredo. El juez negó la falta. 

En el segundo tiempo la situación se complicó más para el Tigre. La caída de la resistencia de la visita estaba casi asegurada cuando el juez le mostró la segunda tarjeta amarilla a Jusino (48’). The Strongest jugó todo el segundo tiempo sin su figura Barbosa (terminó golpeado el primer tiempo) y con un hombre menos.

La fortaleza atigrada se derrumbó a los 86’, cuando Juan Pablo Aponte aprovechó muy bien un rebote en el portero Daniel Vaca y puso el 1-0.

Pero el Tigre fracturado aún sufriría otra estocada. A los 89’, el juez expulsó a  Blackburn y la historia se acabó, más aún cuando un minuto después, cobró un penal a favor del local por falta de  Saúl Tórrez a Montenegro. Castillo no falló y selló un 2-0 que mete en un lío al líder The Strongest.