La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, instó este miércoles a los países de las Américas y el Caribe a priorizar a las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, en la vacunación contra el COVID-19, tras advertir que esa enfermedad representa un grave riesgo para ese sector.

“La OPS recomienda que todas las mujeres embarazadas, después del primer trimestre de gestación, así como las que están amamantando, reciban la vacuna COVID-19”, afirmó Etienne, citada en un boletín institucional.

Agregó que las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) son seguras de administrar durante el embarazo y son una herramienta fundamental para proteger a las futuras madres durante la pandemia.

“Si las embarazadas se enferman, tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves de COVID-19, y con mayor frecuencia requieren ventilación y cuidados intensivos”, aseveró.

Según la OPS más de 270.000 embarazadas han enfermado de COVID-19 en las Américas, y más de 2.600 han muerto a causa del virus.

El problema es grave en México y Colombia, donde la enfermedad se ha convertido en la principal causa de muerte materna en 2021, acotó.

En México, Argentina y Brasil representan la mitad de las muertes por COVID-19 entre las embarazadas de la región.

“Durante las últimas tres décadas, América Latina y el Caribe lucharon por reducir la mortalidad materna (…). Ahora la pandemia amenaza con borrar 20 años de logros conseguidos con mucho esfuerzo”, advirtió.

La pandemia también amenaza la atención de salud a las embarazadas. Al menos el 40% de los países de la región han informado interrupciones en la atención materna y neonatal en medio de la pandemia.