El viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Zenón Mamani, informó este lunes que el Gobierno nacional destinó $us 4.011 millones para garantizar la inversión pública e impulsar el crecimiento económico del país.

“Desde que asumimos el Gobierno en noviembre de 2020 hemos generado una serie de políticas para impulsar el crecimiento económico y la inversión pública en el país. Los gobiernos municipales y departamentales sufrieron la baja de ingresos producto de la mala gestión del gobierno de facto, a lo que se sumó también los efectos de la pandemia del COVID-19”, dijo la autoridad.

Mencionó que una de las primeras medidas para mitigar la crisis económica fue el pago del Bono Contra el Hambre, consistente en Bs 1.000, con el cual se fortaleció la demanda interna.

A ello, se suma la aplicación del crédito SIBOLIVIA, a una tasa de interés anual del 0,5%, dirigido a micro, pequeños, medianos y grandes empresarios del sector productivo, quienes necesitan capital de operación y/o de inversión para la producción de bienes de consumo final o intermedio de productos agropecuarios y manufacturas que sustituyan importaciones.

“También se ha reactivado la otorgación de créditos productivos y créditos de vivienda social para fortalecer toda la parte de la demanda interna. También se ha aprobado una ley y un decreto reglamentario por el cual se liberó el gravamen arancelario de las importaciones de maquinaria industrial y productiva”, aseveró el viceministro.

Adicionalmente, dijo, se puso en vigencia el Fideicomiso de Apoyo a la Reactivación de la Inversión Pública (Farip) de Bs 2.000 millones, destinados a financiar proyectos de inversión pública de las entidades territoriales autónomas.

“Y ahora hemos creado el Fondo Concursable de Inversión Pública Productiva (Focipp) de 1.500 millones de bolivianos para ser otorgados a los gobiernos autónomos municipales e indígena originario campesinos, para mejorar las condiciones de desarrollo económico y social en las regiones”.
Acotó que los municipios pueden acceder a esos recursos con la generación de proyectos productivos (orientados a la sustitución de importaciones, infraestructura productiva y mejorar la producción), que deben ser presentados ante el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS), entidad encargada de ejecutar los recursos económicos del Focipp, generar el proceso de convocatoria y evaluar los proyectos.

“Seguimos apostando al tema de la inversión pública, vamos a seguir fortaleciendo el aparato productivo en el país para mejorar la economía y los ingresos de los bolivianos (…). A partir de noviembre de 2020 estamos saliendo adelante, y hoy tenemos una economía que se está reactivando de a poco y muestra señales positivas de crecimiento”, acotó Mamani.