El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, detalló este jueves que a enero de 2021 se tiene un total de 2.434.561 asegurados a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP’s) y un total de Bs 93.571 millones, que constituyen los recursos de la Cuenta Personal Previsional (CPP).

La autoridad brindó esta jornada una exposición ante el pleno de la Cámara de Diputados que aprobó, en sus estaciones en grande y detalle, el Proyecto de Ley N° 078-2020-2021, que establece de manera excepcional y por única vez la devolución parcial o total de aportes efectuados a las AFP’s.

La propuesta establece tres modalidades de retiro voluntario, según el ahorro que tenga cada aportante en su cuenta previsional.

“El potencial universo de asegurados que podrían ser beneficiarios de esta devolución alcanza a 1.464.375 personas, que en global representan en términos de aportes 30.647.326.034 bolivianos”, informó el ministro Montenegro, según un boletín de prensa.

Sobre los tres montos de retiro, detalló que uno de los esquemas de devolución parcial está definido en un porcentaje del 15%, para asegurados con cuentas personales previsionales menores o iguales a Bs 100.000. Ello constituye a un universo de 1.186.448 personas.

La otra devolución parcial está referida al monto fijo de Bs 15.000 para asegurados que tengan en sus cuentas personales previsionales un monto igual o mayor a Bs 100.001, que compone a un grupo de 58.491 personas. Ambos grupos recibirán devoluciones parciales de sus aportes.

Los que recibirían una devolución total de sus aportes serán las personas que tienen saldos en sus cuentas personales previsionales menores o iguales a Bs 10.000 y además cuenten con una edad igual o mayor a 50 años.

“Consideramos que este grupo de personas, aunque hagan todos los esfuerzos por incrementar sus aportes en las cuentas personales previsionales, no lo van a lograr y por tanto la devolución será del 100%, que son 219.436 personas”, manifestó la autoridad.

Agregó que “cada persona tomará la decisión de solicitar esta devolución; si bien en el corto plazo se ve como una oportunidad para saldar algún tipo de deudas o algún tipo de inversiones, puede constituirse en un problema de miopía inter temporal, en el caso que hoy saque esos recursos, y no se preocupe con lo que puede ocurrir con su jubilación”, consideró Montenegro.

También argumentó que en el proyecto original no se tomó en cuenta a los que tienen aportes por encima de los Bs 100.000, porque si bien en porcentaje es la mínima cantidad que no llega ni al 4% (58.491 personas), pero es un grupo que tiene gran cantidad de aportes y devolverles en un determinado porcentaje no iba a alcanzar los recursos, debido a ello se propuso un monto fijo.

Financiamiento

El proyecto normativo señala como fuentes de financiamiento la disponibilidad acumulada (liquidez) que mantienen las AFP, los vencimientos de la cartera de inversiones y la recaudación mensual del Sistema de Integral de Pensiones (SIP).

La devolución de aportes no comprometerá los recursos de los trabajadores (los cuales actualmente están percibiendo los rendimientos de las inversiones que realizan las AFP), ni afectará la sostenibilidad del Sistema de Pensiones, ya que no se pone en riesgo los Fondos administrados por las AFP.