La campaña “Bolivia Lee 2021, unidos por la lectura” comenzó el 23 de abril de este año y a tres meses logró recaudar 70.235 libros en todo el país, gracias a una serie de iniciativas y a la movilización de entidades públicas y privadas que se unieron para concretar el objetivo de fortalecer la práctica de la lectura y la generación de espacios con material bibliográfico.

Según señala un boletín del Ministerio de Educación, esa actividad se desarrolló de manera sui géneris esta gestión, debido a la pandemia del COVID-19, que derivó en una serie de restricciones que imposibilitaron la movilización masiva de personal para recaudar los libros que la población donó. 

Sin embargo, esto no impidió que se instalen puntos de acopio, donde la ciudadanía llevó sus textos, para que con ellos se conformen bibliotecas comunitarias y municipales, en diversos puntos del país. 

Otras iniciativas, como el intercambio de libros por plantines y plantas ornamentales, aplicados por municipios, también sirvieron para motivar a la gente a donar los textos que ya no lee y también para hacer parte de su rutina la práctica de la lectura.