El paro cívico nacional se sintió con más fuerza en la ciudad de Santa Cruz; en el resto de las urbes, como La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Tarija, Sucre, Trinidad y Cobija, la medida de protesta en contra de la aprobación de la Ley Contra las Ganancias Ilícitas tuvo bloqueo de vías, enfrentamientos y gasificaciones por parte de la Policía Boliviana.

La medida de presión tuvo fuerza en la capital oriental, donde se tuvo una jornada laboral irregular, debido que el paro fue acatado con bloqueo de caminos en diferentes vías de la urbe, pese a la lluvia caída en diferentes sectores.

Al finalizar el día, el Plan Tren Mil de la ciudad de Santa Cruz, se convirtió en un lugar de tensión y violencia, cuando se registró un duro enfrentamiento entre vecinos movilizados y efectivos policiales. Una lluvia de gases y piedras se registró en la zona, que dejó como saldo más de una decena de personas heridas y varias detenidas.

La medida de protesta fue acatada, en el caso cruceño, principalmente por los gremialistas, gran parte del transporte público, universitarios y también algunos vecinos que salieron a las calles para impedir el tránsito de vehículos.

En La Paz la medida de presión fue sentida principalmente en la zona Miraflores, donde vecinos salieron a las vías para bloquearlas. También hubo este tipo de acciones en la zona Sur, en Calacoto y Obrajes, aunque afines al MAS y policías levantaron algunos de ellos.

Los gremialistas, que protagonizaron una multitudinaria marcha que recorrió el centro paceño, dieron un plazo de 72 horas al Gobierno para que anule el proyecto de ley, caso contrario amenazan con convocar a paros escalonados de 48 y 72 horas para ser atendidos en su demanda.

Durante la marcha, Francisco Figueroa, ejecutivo de los gremialistas del país, señaló que el Gobierno tiene ese plazo para anular la norma o por lo menos para consensuarla con este sector, especialmente en los puntos que son cuestionados.

Advirtió que, si el Gobierno y la Asamblea Legislativa no modifican ese borrador de normativa, los gremialistas saldrán de nuevo a las calles para expresar su rechazo a esa disposición legal que, según advirtió, vulnera los derechos de sus afiliados.

De igual manera, Antonio Siñani, dirigente gremial de El Alto y también parte de la dirigencia nacional, indicó que el plazo de 72 corre, debido a que se asumirán nuevas medidas de presión hasta lograr que este proyecto de norma sea modificado o anulado.

En la ciudad de Cochabamba también hubo enfrentamientos en sectores bloqueados y gasificación por parte de la Policía Boliviana, al igual que en la capital cruceña.

En Potosí se registró un bloqueo de caminos principalmente en alrededores de los mercados, además del centro de la urbe, según reportes periodísticos. Estas movilizaciones fueron impulsadas por el Comité Cívico Potosinista (Comcipo).Los bloqueos también se registraron en la ciudad de Tarija, donde algunos asambleístas denunciaron que hubo agresiones. También se bloqueó el puente internacional el Bermejo.

En Oruro, Sucre, Trinidad y Cobija hubo bloqueos de caminos esporádicos en sus respectivas zonas centrales. En el caso de la capital orureña, los gremialistas protagonizaron una marcha de protesta, según informes de medios locales.